Los objetos y de lo que están hechos

Hay un argumento fascinante para probar que las cosas no son la materia que las compone. Kripke habló de él en la última nota de Naming and necessity, Stephen Yablo la toma como excusa para desarrollar una noción de identidad contingente. (Estoy checando un artículo de Kit Fine sobre el asunto). La cosa es más o menos así.

La representación tradicional de la identidad es la Ley de Leibniz: cuando dos objetos tienen exactamente las mismas propiedades, entonces son idénticos (es decir, en realidad no eran dos, sino uno):

(LL)
\forall x \forall y [(x=y)  \leftrightarrow  \forall \varphi (\varphi(x) \leftrightarrow \varphi(y))]

Entre las propiedades en cuestión están las propiedades modales. Ahora bien, considera el objeto A y la materia de la que se compone, B. Por ejemplo, el monitor mismo que ves ahora, A y la materia de la que se compone, B. Según Kripke, es una propiedad esencial de los objetos el estar compuestos de la materia de la que de hecho están compuestos –es decir, que, dado que A está de hecho compuesto de B, no podría estar compuesto de no-B, pues dejaría de ser A:

(ESS-A)
\Box (C \langle A, B \rangle  . \prec . Existe(A) \prec C \langle A, B \rangle)

(Donde \prec es la implicación estricta). Ahora bien, B sí podría no haber formado A (y, por lo tanto, A no hubiera existido), pero, aún así, haber existido: B, por ejemplo, podría haberse destruido antes de servir para conformar a A.

(ANTI-ESS-B)
\diamondsuit (Existe(B) \wedge \neg Existe(A))

Es decir, hay una propiedad que B podría haber tenido mientras que A no:

\diamondsuit \exists \varphi (\varphi(B) \wedge \neg \varphi(A))

Luego, A y B no son idénticos:

A \neq B

Es decir, una cosa y lo que la compone no son lo mismo. El problema es saber qué es, entonces, lo que son las cosas.

About these ads

16 comentarios

Archivado bajo Obsessed about philosophy and shit like that

16 Respuestas a “Los objetos y de lo que están hechos

  1. En cuanto a lo humano, tendríamos que aludir al lenguaje, la cognición y las qualias, ¿no? A es el acumulado de lo que tenemos al tratar de verbalizarlo y concebirlo, siendo una de aquellos productos, la materia (de “construcción” digamos, no soy experto en terminología). Lo veo, inherentemente, como algo difuso, por lo que la pregunta sería vacua. Estaríamos pidiendo un estado absoluto de algo que está supeditado a la veleidad gnoseológica.

  2. Yo cambiaría la pregunta a específicos de los cuales sí podamos hablar mediante una imagen (al estilo Wittgensteniano, de hablar de objetos simples, o callarse la boca :P)

  3. Me parece una forma más elaborada de presentar la teoría de las propiedades emergentes, o de que las cosas son más que las partes de la que están compuestas quedando también el todo a interpretación del observador (Ej.- Un monitor de computadora es más que un montón de vidrio, cables y plástico; los grupos son mucho más que la reunión de individuos; el agua es más que moléculas con dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno; etc.). Por eso el usar como argumento algo como “tal cosa no es nada más que [insertar partes]” es una forma de falacia reduccionista.

  4. Coelispex, yo no veo por qué o cómo los objetos puedan ser el acumulado de nuestras verbalizaciones y concepciones, a menos que uno sea uno de esos idealistas radicales. Tampoco entiendo qué es eso de “pedir un estado absoluto”, ni por qué la composición de los objetos esté supeditado a la veleidad gnoseológica. Quizá sea difícil saber su composición más profunda (here you go microphysician), pero ahí yo no veo un argumento.
    Por otro lado, según Wittgenstein en el Tractatus, no se puede hablar significativamente de los objetos simples –sólo se pueden nombrar. Lo que es una imagen es la proposición, que es como un modelo de la estructura lógica del hecho. (Aparte queda el hecho de que nadie sabe qué quizo decir W. con “objetos simples”: hay quien dice que son entidades rarísimas, otros que son los universales de predicados y relación, otros que son pura cosa lingüística)

    Así es Quark, cosas como ésta han llevado a presentar teorías de la mente que se basan en la superveniencia. Igual para algunos sistemas complejos (no estoy muy clavado, pero creo que para sistemas económicos y sistemas biológicos hay un chingo de desmadre de este tipo). Lo que no veo claro es
    1) eso de que el “todo queda a interpretación del observador”. Qué quieres decir? Que el observador determina qué es un todo? Como si los objetos no estuvieran ya individuados? O querrás decir que es sólo como un todo que los objetos nos son dados, y que sólo es así que podemos “interpretarlos” (yo diría, mejor, “conocerlos”)?
    2) Que absolutamente todo objeto sea una emergencia. Es demostrable que no: supón un conjunto A = {a, b, c}. Llama a éste conjunto “Pepito”. Supón un conjunto B, que definirás así: B = {x: x es una letra minúscula del alfabeto español, y x es una de las tres primeras, cuando el alfabeto se ordena sucesivamente}. Llámalo “Pepita”. La definición intensional de “Pepita” te da que Pepita = {a, b, c}. Por el axioma de extensionalidad, Pepita = Pepito. En realidad, todo lo que el axioma de extensionalidad te dice, es que dos conjuntos son exactamente los mismos, no importa cómo los definas, si tienen exactamente los mismos elementos (o partes, si quieres). De donde se sigue que hay cosas que son únicamente la suma de sus partes. (El argumento del post no se aplica para conjuntos, puesto que si a, b y c existen, hay un conjunto que los contiene).

    Saludos a todos y gracias por los comentarios

  5. Coelispex, yo no veo por qué o cómo los objetos puedan ser el acumulado de nuestras verbalizaciones y concepciones, a menos que uno sea uno de esos idealistas radicales.

    Me refiero a su particularidad humana. Me parece que siempre podemos añadir una propiedad o relación a “una cosa”, y decir que esta es parte de lo que podemos decir de ella. Paralelamente a esto, está de lo que “una cosa” está compuesta (cualquier composición material que podamos hacer de ella), que no importa si es indescriptible, en el sentido de que no puedo nombrar todos sus conjuntos, pero si saber su relación con el “todo” de la cosa, e.g. Carlos está hecho de quarks, leptones, etc.

    Tampoco entiendo qué es eso de “pedir un estado absoluto”, ni por qué la composición de los objetos esté supeditado a la veleidad gnoseológica. Quizá sea difícil saber su composición más profunda (here you go microphysician), pero ahí yo no veo un argumento.

    Como lo veo, un estado absoluto de “una cosa” es el que posee un conjunto finito de propiedades, sobre las cuales no podemos decir nada más sin acudir a circunloquios o tautologías. Pero eso requeriría una gnosis “acumuladora”, como una cumputadora, digamos que no puede decir más de “una cosa” que la información que se haya ingresado sobre ella. Uno, debido a su subjetividad siempre puede encontrar relaciones (o incluso forzarlas, como es el caso del lenguaje), y a eso lo llamo “veleidad”.

    Por otro lado, según Wittgenstein en el Tractatus, no se puede hablar significativamente de los objetos simples –sólo se pueden nombrar. Lo que es una imagen es la proposición, que es como un modelo de la estructura lógica del hecho. (Aparte queda el hecho de que nadie sabe qué quizo decir W. con “objetos simples”: hay quien dice que son entidades rarísimas, otros que son los universales de predicados y relación, otros que son pura cosa lingüística)

    Exacto. Sólo se pueden nombrar, no pretender dar una anatomía más allá de lo superficial (o entrar en el juego de las descripciones infinitas que nunca apuntan a nada y no sirven para nada). Sobre Ludwig el huraño, yo lo comprendí como pura cosa lingüística. Quizá siempre puede uno forzar los escritos a su construcción del mundo (o quizá soy un idealista radical, como dices, y tengo que tomarme algún antibiótico)

    Saludos.

  6. quark schiz

    Buneo, yo decía eso por el lado de la experiencia interna, de las valorizaciones que se hacen de algo independientemente de lo que sean y cómo estén configurados; en algunos sistemas complejos me parece difícil separar eso del conocimiento de las cosas. Hasta en cómo se nombre a un objeto puede añadirle otra particularidad. Claro que esos criterios también son compartidos por radicales y posmodernos más con miras divorciantes del mundo externo.

  7. Me parece una forma menos elaborada de presentar el teorema que reza: Aunque los dos sean del mismo barro , no es lo mismo bacín que jarro.

  8. brenda

    ashhs que listos son

  9. Pingback: Éstadísticas de Guorpress sobre mi blog, o “Los números de 2010 de bdl” « bdl

  10. meamocomonunca

    no encontre lo que queria hahahaahahahaha .l.

  11. meamocomonunca

    piquense la cola todos

  12. meamocomonunca

    jajjj lelos

  13. Velazquez FLores Maribel

    esta paguina notiene loque buscooooooooo
    =(

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s